TERRIBLES TRAUMAS DE LA NIÑEZ 3

He vendo aquí a hacer un post MUY ESPECÍFICO, y terminé perteneciendo a esta serie de posts que inauguró Evil Chavo y que le siguió W. Kiona. ¡Jo j ojo!

A punto de opinar en uno de los post de E. Chavo, me dí cuenta que esta opinión merecía un post aparte. Motivado por sus excelentes artículos sobre “Jimanes” junto con Kiona, mismos que fueron tan meticulosos que bien pudieron ser motivo de una tesis, ja ja.

Mi comentario (posteriormente post) comenzaría de esta manera:

 

???????????????????????????????

Pues mira Evil, inclusive tu lo puedes ver en las fotos que pusiste y es un negrote, ja ja ja! Nel, ya fuera de desmaiz no recuerdo que fuera de mala calidad, a lo mejor te salieron chafas o te pasó como a mí, que curiosamente a mi “Jimanes” se les rompía la liga que sujetaba las piernas (el daño más severo, pues como adorador de estos monos recordarás que quedaban inservibles, pues se les caían las piernas) y esto le pasó A TODOS MIS MONOS DE JIMAN.

 

myVgbAuCEeBxAkHjCEkJyNA

Para mí esto era un misterio, pues veía caer uno por uno a mis valiosos guerreros, y no encontraba explicación alguna. Poco tiempo después mi Jefa se discutió comprándome el Merman, (en la Conasupo de mi casa (¡Jo j ojo!). MIEDO tenía yo de jugar con él, pues estaba casi seguro de que tendría el mismo destino que mis demás monitos, y así fue.

El colmo llegó cuando UN CULERO pisó una de mis adoraciones: un Yi ay you legendario que por su máscara roqueaba (como dice Kiona): DESTRO.

índice

Esto me súper encabritó, pues adoraba a este mono, su máscara se me hacía chingadamente misteriosa, tan fue así que empecé a ahorrar mis domingos en cuanto supe de su existencia para comprármelo, y todos sabemos el trabajo que te da ahorrar cuando eres niño, más cuando no te dan mucho varo. Para acabarla de chingar, recuerdo que era significativamente más caro que los juguetes normales de este tipo. Y que me lo rompen.

LAS PISTAS EMPIEZAN A APARECER

No sé bien qué fecha llegaría a mi vida, (cumpleaños, navidad, e te ce), pero se cumpliría uno de mis máximos anhelos: mi mamá me compró el máximo de mis sueños: un muñeco de He man llamado FISTO.

FISTO

Recuerdo que era mi favorito, pues siempre me debrayaba que no era como los demás monos de Jiman; ¡ÉSTE TENÍA UN GUANTE DE ACERO!! ¡¡QUÉ CHINGÓN!! ¡¡¿PODRÁ ALGUNA VEZ EXISTIR ALGO MÁS CABRÓN QUE ESTO?!! Fueron mis pensamientos de niño en aquel entonces. No podía esperar al día siguiente, quería romper la caja y jugar con el excelso regalo de mi Jefa, nadie predeciría el traumático evento que ocurriría al día siguiente: el legendario juguete, con su inmaculada caja… NO ESTABA.

¡¡¿PERO QUÉ CHACAL COMETERÍA TAN ATROZ CRIMEN CONTRA UN NIÑO¡¡? (en palabras de Dross, ja ja).

Volvió mi “hermano” de la escuela, y con la cara más dura que ustedes hayan visto, me dijo que cambió mi muñeco POR UNA TEELA USADA (otra muñeca de Jiman). Recuerdo que por aquellos tiempos estaba muy de moda en nuestra escuela intercambiar muñecos de Jiman, incluso en alguna ocasión llegó a la casa con un Ram-man usado (muy pinche), así que no sé si lo hizo por culero o por imbécil, o por las dos cosas. El caso es que esa vez la neta hasta lloré del coraje.

Siempre hemos discutido E. Chavo y yo sobre qué es más traumático, que él haya visto saqueada de su colección de Jimanes los personajes que le trajeron del gabacho, y yo con mi trauma que les cuento. Yo sé que no sólo fueron muchos los muñecos QUE LE ROBARON (ver el post anterior: “Terribles traumas de la niñez”), ERAN Y SON IRRECUPERABLES, sin embargo yo creo que mi trauma le compite al suyo en el aspecto de que era el juguete que más deseaba en mi etapa de niño, NO LO PUDE SACAR SIQUIERA DE LA CAJA Y TOCARLO, y tenía algo en común con mi nakama Evil: nunca volveríamos a ver nuestros preciados juguetes.

 

EL MISTERIO RESUELTO

Pues años después (muchos años) la hiena que tiene la osadía de decirse mi “hermano” (he oído mucho hablar del amor de hermano, nunca sabré qué chingados sea eso), y durante una charla informal, en un arranque de sinceridad y de desmadre, éste chacal confiesa que cuando me iba a dormir, agarraba mis muñecos de Heman y les daba vueltas las patas (mira como revoloteo las patas,¡ jo j ojo!) “para ver qué pasaba”. Claro, para esto agarraba mis muñecos, no los de él. No pues si era culero, no pendejo.

Hola, vine a remolinear las patas. ¡Jo jo jo!

Hola, vine a remolinear las patas. ¡Jo jo jo!

En fin, que llegó la era del los videojuegos, terminando con esta maravillosa etapa de mi vida, sin embargo acrecentando esta acérrima rivalidad (muy estúpida, si me preguntan), entre mi “hermano” y yo, de quienes adjunto una foto. Yo a la izquierda.

Urien vs Gill Street Fighter III Third Strike

6 pensamientos en “TERRIBLES TRAUMAS DE LA NIÑEZ 3

  1. ¡JAJAJAJA! No, pues la neta sí te fue de la verga mi Dark. En serio que tu carnal se vio muy ojete, ¿entonces era en serio cuando me decías que lo odiabas? Insisto y siempre insistiré en que mi trauma es peor, tu Fisto finalmente te lo pudieron haber comprado cualquier día en el Aurrerá o en cualquier lugar, los míos sabía bien que en la puta vida los iba a volver a ver. Lo que todavía no entiendo es en qué momento le pareció buena idea a tu carnal cambiar un muñeco nuevecito (el que fuera) por una muñeca usada, ¿y qué tus jefes no se lo madrearon? Era lo mínimo que merecía ante semejante estupidez. Y para terminar, los monos que tuve de los “Galaxi Guarriors” se abrieron en la parte del pecho, el tigre lo pudo salvar mi jefe pero el toro se quedó así para siempre, así que por eso digo que eran de mala calidad ¿a qué mono de JIMAN le pasó eso?

    • No, pos a ninguno. Y yo opino que era el mismo trauma, no hablo en el aspecto económico, es clara la diferencia (no solo eran más caros tus jimanes, ¡eran un chingo!) pero en mi casa comprarnos juguetes no era de “enchílame esta”, debía ser una ocasión muy especial, es por ello que cuando te cuento que “sabía que no vería nuevamente en mis manos a ese muñeco” era verdad.

      Ah, qué mal que no viste mi post completo, quería que vieras mi shot de Alejo y Valentina con Carlitox remolineando las patas, ja ja.

      La neta es que no odio a mi hermano, pese a que nunca nos hemos llevado, pero se me hace muy estúpido que me odie sin razón alguna. Es increíble cómo nacer junto a alguien no lo hace tu hermano.

  2. Los “Jimanes” gringos no estaban más caros, acuérdate que allá sólo eran un muñeco más de la colección, por ejemplo si el Fisto costaba 4 dólares, el Rey Randor costaba lo mismo. Y entiendo tu punto, pero así como te compraron el Fisto en una ocasión especial, te lo pudieron haber regalado igual en otra navidad o cumpleaños. ¿Ya ves como mi trauma está más perro? ¿tú qué hubieras sentido en mi lugar?

  3. ¿Y tus papás qué hicieron al respecto? Mínimo era para darle una cachetiza salvaje a tu hermano por mamón y por ratero, porque técnicamente te robó el muñeco para hacer su pendejada

    • Pendejada-cabronada, ja ja. La verdad no me acuerdo, el recuerdo ya es muy nebuloso, pero creo que el guey quedó impune. Pronto contaré también las cabronadas de mi querida arpi- tía… tía, ja ja.

Comenta al respecto

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s