CRÓNICAS DE LA PREPA 7: JENNY Y ABIGAIL

Hola amigos, llega una nueva entrega de esta gustada sección  (ya no llores Chava, sé que se te quemaban las habas por verla,  ja ja). Recordemos a un par de personajes de la Prepa 7: Jenny y Abigail, o como yo les llamo, el dueto funesto, ja ja ja.

Jenny y Abigail el dueto funesto, apresando a Evil Chavo.

El dueto funesto de jenny y Abigail apresando a Evil Chavo.

Pues por aquellos lejanos años cuando el buen Evil Chavo y su inseguro servidor entrábamos a esta gloriosa escuela, nuestra vida transcurría entre clases y viajes a las maquinitas que estaban frente a la Prepa; buenas máquinas, buenos amigos y lindas chicas; pero no todo fue miel sobre hojuelas.

Todo iba tranquilo, hasta que por alguna razón se nos pegaron un par de entes conocidos como Jenny y Abigail. Total, que si ustedes nos veían cualquier día de la semana en las machins, verían que traíamos pegadas a este par de lapas.  Y era unos personajes; la más rara de las dos era la tal Abigail,  de quien a continuación comento un par de anécdotas.

A Abigail la podríamos definir en una palabra: mitómana. Sufría este terrible trastorno. Entre los debrayes que yo le escuché estaban que era prima del piojo Miguel Herrera, yo no le presté mucha atención a este aspecto hasta que subió más de tono. Para acabar pronto, sus choros eran algo así como los del abuelo Simpson, con la pequeña diferencia de que el abuelo sabe que lo que dice son mentiras.

Sabedora de que a Evil y a mí nos encantaban los videojuegos de pelea (como buenos gamers) nos contó que por su casa había unos videojuegos 1000% más fregones que cualquier cosa que habíamos visto. Total, fue tan grande su insistencia sobre el asunto, que un día decidí ir a verlos. Cuál fue mi decepción al encontrarme con que sí había un local de maquinitas cerca de su casa, pero lo más “decente” que tenía era un mugroso Mortal Kombat en unos horribles muebles. Al preguntarle dónde estaban los mentados juegos me dijo: “Es que se los llevaron a Acapulco” ¡¿?!  (precisamente ese día). Esta frase se convertiría en un clásico entre Evil y yo hasta la actualidad. Según ella la razón por la que se los llevaron era que por allá no había videojuegos (cucu). Otra de sus locuras fue que iba a hacer un Halloween en su casa, y cuando había invitado a todo el grupo, salió con que le habían cancelado la fiesta sus jefes (sí, seguro, te cancelaron tu fiesta fantasma).

Su debraye (malsano) llegó a tal extremo que según Jenny en una ocasión le contó a ella y otras chavas que ERA PRIMA DE MARILYN MONROE; Santo Cristo.

Otra anécdota que tengo de ella es que una vez que ya se habían aferrado a nosotros quedamos de ir a la feria de Chapultepec los cuatro (la verdad es que ya nos las queríamos tirar, j aja; no seas asqueroso Dark); pues no el pinche Evil me falló gacho en aquella ocasión diciéndome que sus jefes no lo dejaron ir porque no arregló su cuarto; para acabarla de chingar la tal Jenny tampoco fue.

Jenny era la otra weird, de ella no hay mucho que decir, más que era tristemente célebre por usar sus zapatos vikingos, como gustaba de llamarlos Evil, j aja. El único insulto que tenía contra Evil era cuando le decía: “¡Cálmate, muchachito del más allá!” ¡¿?! Nunca supimos qué corchos significaba eso.

rim_2001

Los legendarios zapatos vikingos de Jenny.

Tan triste se me hacía esta compañía que sarcásticamente le diría a nuestro buen amigo Paolo (ver anteriores episodios de Crónicas de la Prepa 7): ¡Qué viejotas traemos, ¿verdad? Y el pendejo diría: ¡Pues la neta sí! ¡Ja j aja ja!

Por aquellos años iba con nosotros una linda chica de cabello largo (que peinaba de cola de caballo) de tez morena, que siempre se vestía muy sport con sus pants; su nombre: Araceli.

Mi excompañerita Araceli.

Mi sensual excompañerita Araceli.

Me gustaba mucho. En una ocasión, el buen Kiona me invitó a desayunar a las tortas El Güero. Estábamos muy entrados, y de pronto oí que me decían: ¡Hola amigo! Y era esta chula chica, la neta casi se me atraganta la torta, j aja. Qué hojaldra es el destino que no fue esta gal la que se me pegó en vez de las otras 2.

Bendito Dios todo esto se acabó al terminar el cuarto año de Prepa y Evil y yo pudimos evolucionar a mejores amistades (como Marga).

7 pensamientos en “CRÓNICAS DE LA PREPA 7: JENNY Y ABIGAIL

  1. No te podías aguantar las ganas de hablar de tus viejas ¿verdad? De hecho ése era el siguiente post para la sección. Recuerdo muy bien lo de la Feria, mi jefe me había dicho que si no arreglaba mi cuarto (que era un muladar) no me dejaba ir, yo pensaba “sí güey” y de repente que me la aplica, no arreglé ni madres y cuando le pedí varo para la feria me mandó al dick. Se te olvidó comentar acerca de las chichis quitapón de Abigail, yo me había fijado que estaba bastante fea pero tenía buen teclado, cual sería mi sorpresa al notar después que un día tenía tetas grandes y al otro estaba plana. Todo un misterio. Ese insulto de Jenny de muchachito del más allá estaba chido, sobre todo porque nunca entendí a qué se refería exactamente, pero ella sí tenía buenas nailons. Yo creo que no te acuerdas bien de Araceli (o andarás muy urgido), era buen pedo, no era desagradable a la vista, pero tenía cara de adoradora del nopal, para nada era parecida a la monita que pusiste ¡no la chingues mi Dark!

    • Ja ja, la neta qué hojaldrín te viste esa vez, pues me dejaste solo. Pues lo del teclado quitapón te viste más observador tú, me hubieras dicho en ese tiempo cuando te diste cuenta para reírme un rato.

      Pues a mí si me gustaba Araceli, además se me hacía que estaba muy rica, (nunca lo pude comprobar pues siempre usaba sus inseparables pants que no me dejaban ver sus curvas) además de buena onda se me hacía una chava muy decente (cualidad que hoy en día escasea).

      Ojo que no te vayas a confundir con su amiga que tenía cara de doña Lucha (es decir, de señora gacha).

      • ¿Y qué que sea decente? Tú lo que dices es que estaba sabrosa (lo cual no lo dudo), pero en lo bonita si te resbalaste gacho mi Dark, digo si a tí te gustaba pues muy bien, pero la chava, en muy buena onda, no era guapa. No te preocupes, no la confundo con tu otra amiga que tenía cara de señora chismosa de vecindad, no me acuerdo de su nombre, pero nunca olvidaré el día que me dijo: “dice mi amiga Elena que si quieres ser su novio”. Fue espeluznante, sobre todo porque la tal Elena era como un elefante sin trompa.

  2. ¡Ja ja ja ja, no me dí cuenta y sin querer los alburié, ja ja! La verdad es que creo que tengo buenas posibilidades de derrotarlos no solo en mis títulos que escogí, sino también en algunos de los suyos, pero mi meta es derrotarlos en todos.
    De Kiona la verdad ya ni sé, pues las últimas cuatro salidas al hilo lo he vencido, por cierto, ¿por qué es el campeón?
    Ahorita me estaba acordando de esa vez que jugamos en la noche en tu palacio y que los dos me dieron una soberana guamiza en el King 13. ¿Dónde quedó ese Kiona?

    • Ya no es el campeón ése güey. Aunque lo quiera negar, acuérdate que lo destituimos desde aquél día que lo íbamos a disputar en mi casa y ninguno de los dos se presentó, hasta subiste tu post de nena quejándote y reclamando el campeonato, lo cual no sé se dónde lo sacaste porque técnicamente el campeón soy yo ya que ninguno de los dos llegó a la reta, pero a mí se me hizo muy bajo ganar de esa forma, así que decidimos dejar el campeonato vacante hasta enfrentarnos de nuevo. Por cierto, ya cumplió un año la cita y todavía nada.

      • Ja ja ja ja, te la mamaste con eso de adoradora del nopal, ja ja, no importa, a mi me gustaba.

        ¡¿No manches, ya tiene un año de eso?! Esa costumbre de Kiona empieza a ser muy molesta.

Comenta al respecto

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s