RUROUNI KENSHIN

Hace tiempo que debimos abordar este buen manga, pues marcó nuestras vidas, al menos las de los autores de este blog. Pero vayamos por el principio.

 Hace varios años iba pasando por una tienda de libros en el pasaje Zócalo Pino Suárez, cuando una portada de manga llamó poderosamente mi atención.

 En primera instancia me atrajo que el dibujo estaba muy chido, así que lo compré, no importando que el tomo que adquirí era el número 2 del manga Rurouni Kenshin, y cuyo autor es Nobuhiro Watsuki. 

 Este fue solo el comienzo de un gran orgasmo, pues se trataba de un manga de peleas que nos cuenta la historia de un asesino en la sombra que participó en la guerra del final de la era Edo, y que tras la llegada de la nueva era (Meiji) se convierte en vagabundo al terminar su participación en tan agitado periodo. No obstante que ha llegado una nueva era de aparente paz, él sigue portando su espada (cosa prohibida ya para ese tiempo) con una característica muy especial; el filo de esta espada está invertido, lo que le permite pelear con ella sin matar, y utilizar el filo en casos extremos. Esto por los remordimientos que lo corroen tras haber victimado a tantos oponentes; sí, Kenshin es muy fuerte.

 

La neta es que me latió mucho el dibujo del autor, la historia y demás, por lo que hice un esfuerzo muy grande para conseguir los 28 tomos de los que se compone la obra y como en esos tiempos no se estilaba mucho lo de leer los mangas en internet como ahora, sentía la necesidad de compartir esta excelente historia con el Kiona, el Chavo y Don Gordo, por lo que cada 15 días esperábamos con ansia leer las aventuras del buen Kenshin.

 Este manga tiene momentos y elementos extraordinarios, como cuando el héroe emplea su técnica fetiche, un corte de espada jodidamente rápido y devastador, el Gatotsu (la técnica más fregona de todos los tiempos), y el doble golpe de Sanosuke Sagara. Y frases inmortales (Relajar la guardia cuando se abate a un hombre herido… ¡es un error que le costará la vida!

 

La primera saga del manga es extraordinaria; nos cuenta la llegada del experto espadachín a un dojo donde será el huésped principal, y donde se desarrollará la historia principalmente. Allí se hará de nuevos nakamas y enfrentará peligros muy diversos. Todo transcurre en calma hasta que uno de sus antiguos compañeros (Shishio, asesino en la sombra también) resurge tras su aparente muerte para provocar una guerra  y así hacerse con el control del país, por lo que Kenshin, que tiene un gran sentido de la responsabilidad, parte hacia Kioto para aplastar el plan del despiadado Makoto Shishio.

 La neta es que esta parte del manga no tiene ningún pero, es magnífica; el dibujo es extraordinario, principalmente porque el autor es un perfeccionista, (y es lo que comentaba con Kiona), pues el acabado del dibujo es muy estético, por lo que terminado el esbozo de cada viñeta nada de que  lo entinto y ya acabé, no señor, chíngate a sacar las escuadras y demás reglas para darle un acabado técnico a la obra.

 Esta característica fregó uno de los aspectos que más me gustaba de la obra: el estilo de dibujo, que era muy “bonito” y oscuro a la vez, pues dió como resultado el hartazgo del autor, y a la llegada de la siguiente saga el dibujo se vuelve horrible, por lo que al principio sospechaba que Watsuki había cambiado de estilo, pero ahora creo más que lo dibujó su grupo de ayudantes, siendo el personaje que más perdió en este cambio para mi fue Hajime Saito. Por cierto, de este grupo de ayudantes salió el autor de One Piece. (Ya lo sabemos Dark, lo dices en cada post).

 Otra de las cosas que este afán por la perfección fastidió fue la historia, pues  Watsuki san acabó con el cerebro frito y harto tras 5 años de dibujar, ¡y que al final ya ni lo dibujó, como él mismo lo señala en uno de sus tomos! incluso tuvo el potencial para ser un manga largo como se estila mucho ahora, (que no es una tendencia nueva, recordemos Berserk), y creo que mi idea no está dada al traste, pues lo último que me enteré de Watsuki sensei fue que le rebotaron una obra y estaba por sacar otra  a ver si pegaba, siendo que a mi ver sacar un manga sobre lo que hizo Sanosuke hubiera sido muy interesante, al grado de hacerlo un manga largo y quizás, Sano hubiera sido un héroe más grande que Kenshin.

 Este fue otro aspecto que me pareció gacho de parte de Watsuki, el haber disminuido tanto a un personaje como Sano, con tanto potencial, pues tras su derrota con Kenshin (y que ni siquiera lo hizo sudar), Sano fue tratado de manera muy paternalista, por lo que siento que terminó siendo una perra más de Kenshin. Una lástima, pues para mí era un personaje que daba para mucho, pero mucho más.

 Otra cosa son ciertos detalles con los personajes que acabaron disminuyéndolos mucho como el caso del maestro de Kenshin y amo supremo del estilo Hitten Mitsurugi Ryu (o eso pensaba): Seijuro Hiko.

 ¿¡Cómo carajos es posible que este personaje fuera tan débil al final, si se la pasaba practicando con la espada?! ¿O se la pasaba en la paja en el bosque? Esto viene a colación porque cuando Kenshin aprendió la técnica máxima de la escuela “El Dragón Divino” se la conectó a su maestro que quedó inconsciente y de milagro no lo mató, mientras que a Shishio (que tenía prácticamente deshecho el cuerpo por el atentado que sufrió) le aplicó una versión mucho más fuerte y aún así se puso de pie para seguir el combate, lo mismo que a Sojiro y a Aoshi, que pese a todo, la aguantaron. Una gran decepción me llevé al final de este personaje que si bien se le trataba como el as bajo la manga, finalmente no fue tal. Otra cosa es que se vio muy imbécil en su duelo con Kenshin al querer aplicar una estrategia que consiste en desarrollar una técnica sabiendo que va a enfrentar un corte de espada ultrarrápido.

 Y ya lo que dio al traste con todo al final fue la última saga: “La venganza humana”, donde su cuñis Enishi tomará venganza por la muerte de su hermana (otro detalle muy mal planteado su muerte), donde sus personajes faltos de carisma no fueron oponentes para el grupo de Kenshin, o sea, otro detalle que mandó al carajo todo. La neta es que el grupo Jinchuu de los 6, de los seis no se hacía uno, excepto por Enishi, el último destello de brillantez del maestro Watsuki. Enishi tenía su técnica de desesperación que consistía en llevar su cuerpo a un nivel de estrés patológico, lo que lo hacía abultar sus nervios dándole velocidad y fuerza extraordinarios, además de un sentido de alerta sobrehumano, haciéndolo un oponente formidable, al grado de que sí le andaba partiendo su madre a Aoshi o Saito. Otra cosa aberrante fueron sus “Sushin”, las cuatro bestias míticas que cuidaban al segundo en la organización criminal de Enishi Yukishiro. Ninguno fue un verdadero oponente para Aoshi, Sano y Saito, ¿y cómo carajos es posible que un escuincle chaquetero de 10 años le pueda ganar a un gigante mamadísimo, por muy fuerte que sea el mocoso? ¿Podría alguien explicármelo? Por no mencionar que el mismo chamaco le ganó a uno de los Diez espadas, Henia, el cual debió hacerse el hara kiri si tenía un poco de dignidad. 

 Aunque hay que mencionar también que lo que salva al manga en esta última etapa es ver el progreso de Yahiko (cuando ya tiene peluche en el tablero, j aja ja), Yahiko ha crecido, y con él sus técnicas, por lo que ahora es un oponente muy fuerte perteneciente a la escuela Kasshin Ryu, que protege la vida mediante el uso de la espada de madera.

 Su creencia del “Happy ending” fue otra cosa que no le permitió al manga ganar aún más, pues no fue capaz de arriesgar a ninguno de sus personajes, cosa que le da emoción a la historia, por lo que todos salieron ilesos de los peligros enfrentados, llevando la historia a un final muy soso.

 Como dato les puedo contar que los ovas de Rurouni Kenshin son magníficos, a diferencia de los capítulos de su anime, (muy malos) y le dan la gloria final a esta obra, pues su final es más lógico; tras todos sus asesinatos Kenshin no consigue hallar la paz mental que tanto busca, aún intentando ayudar a todo el que se cruza en su camino, infectàndose de una mortal enfermedad en este proceso (cosa curiosa, esta enfermedad se contagia por vía sexual y no lo contagió Kaoru, su mujer), por lo que pierde casi toda su lucidez, llevándolo a un final muy penoso, y donde finalmente halla la paz al morir. Su hijo Kenji es una pistolota, un genio con la espada a su corta edad, Seijuro Hiko lo entrena, (creo, de esto no me acuerdo muy bien) y odia a su padre

 es muy chingón el duelo entre él y Yahiko, quien tiene por consigna llevarlo a casa con Kaoru; y Yahiko que ya es muy cabrón también le dice ¡cálmese pinche escuincle! Y lo derrota en combate. La neta es que el maestro Watsuki también pudo seguir una historia muy sólida, larga e interesante con estos dos personajes, que también son muy carismáticos. Como ven, yo sé más de manga que él, (j aja ja, sí pendejo).

 Pues es mi opinión, sin afán de atacar al maestro Nobuhiro, pero ustedes cómo ven; armemos polémica.

11 pensamientos en “RUROUNI KENSHIN

  1. Chale pinche Dark, no te entiendo, en su momento se la hubieras mamado a Watsuki si te lo hubiera pedido, ahora sales con que no te gustan varias cosas, no me extrañaría que diez años más tarde dijeras “la neta el Guan Pis no estuvo tan chido, el Eichiro Oda es pendejo para tal o cual cosa”. ¿Por qué dices que la muerte de Tomoe estuvo mal planeada? para mí, no se dejó ningún hueco en esa parte de la historia. Además, te parece ilógico que Yahiko haya ganado dos combates difíciles o que Seijuro Hiko quedara mal herido después de recibir el AMAKAKERU RYUNO HIRAMEKI y Aoshi y Sojiro no, pero no tienes pedo cuando te cuentan que Luffy y otros personajes obtienen poderes sólo por comer una fruta o que sobreviven a situaciones y combates completamente inverosímiles y absurdamente violentos. Los detalles anteriores para mí, se pueden explicar muy fácil: Yahiko había entrenado un chingo y había presenciado casi todos los combates de Kenshin, por lo que a huevo aprendió algo, y Seijuro simplemente era más viejo que los otros dos En lo que sí coincido contigo es en el bajón que dio la historia después de la saga de Shishio, los personajes “malos” ya se veían más creados muy al chingadazo (excepto Enishi, claro) y el detalle de la supuesta muerte de Kaoru pintaba bien, pero cuando lo explicaron se fue al dick, y creo que no se le dio mayor peso a Sanosuke en la historia por temor a que se terminara “comiendo” al héroe principal.

    Sin ningún afán de ofender Dark, tu actitud de veleta me saca mucho de onda, ahora hablas pestes de animes y mangas que en su momento adorabas, como Ranma y Dragon Ball o que prejuzgaste como Yugi Oh (primero decías que eran mamadas sin haberlo visto, luego hasta hablabas a tu casa para que te lo grabaran), ahora como lo que te gusta es el One Piece, pus no hay nada más chingón que eso. Entiendo que vayan saliendo animes y mangas que te gusten más que los que ya conoces, pero no creo que sea motivo para decir “lo que a mí me late es lo chingón, lo demás está jodido”.

  2. Ah chinga, ¿por qué veleta? En primera en ningún momento estoy diciendo que Watsuki es un pendejo, es más, de maestro no lo bajo, pues aprendí a dibujar manga leyendo kenshin. De ahí en adelante he leído mangas de excelente calidad, por ello he sentado bases para hacer una critica más constructiva, mal estaría si leyera Tetsuko y Ranma y así me atreviera a criticar. Además lo que menciono no es nada de lo que el maestro no esté enterado, él mismo señala que por el hartazgo del trabajo decayó la historia, que dejó de dibujar, al grado de que estuvieron a punto de cancelar el manga en cuestión.

    Explico por qué se me hizo que lo de la muerte de Tomoe estuvo mal planeado; lo que pasa es que en esa escena Kenshin dice: “voy a cerrar los ojos y a ver qué pasa”, ¡no chingues! además, ¿qué pretendía Tomoe al interponerse entre el ataque del Oniwabanshu y el Kenchin? el Kenchin ya iba en chinga con el espadazo, nada iba a hacer Tomoe en sí.

    Muy diferente la misma escena de los ova. kenshin lleva todas las de perder (y la misma animación te muestra que ya está totalmente chingado) y Tomoe aparece para detener el cuchillo que lleva el ruquín del Oniwaban, una escena muy coherente.

    Y lo de Yahiko, a ver; si un niño de 10 años entrena un chingo, y tu entrenas lo mismo (o mas, pues eres un adulto y tu resistencia es superior) ¿te va a ganar? peor aún, perteneces a un grupo élite, ¿no sería ridículo que te ganara? y para acabarla de chingar, el “niño” resiste golpes brutales, ¿no es eso una mamada? de Seijuro me quejo porque si bien es más grande, no está acabado (43 años no es anciano) además se supone que está en forma y tiene la complexión para practicar el estilo Hiten Mitsurugi.

    Así como Watsuki dijo desde un principio que su historia estaba apegada a ciertos eventos de la historia, Oda se basó más en la ficción, y desde un principio dijo lo de la fruta, por lo que bajo advertencia no hay engaño.

    Pues no se trata de hablar “pestes” como tú dices, mal estaría si todo me gustara, nunca dije “toda la obra de Watsuki es una mierda”, como pudiste leer, dije en un principio que la primera saga del este manga es extraordinaria, y que el dibujo me gustó mucho, y que cuando empezó la segunda saga cambiaron en mal plan ambos aspectos, entonces, ¿por qué soy veleta? ¿por que tengo más elementos para hacer una crítica?
    A ranma nunca, pero nunca lo he adorado, de Dragon Bol si hubo un momento en que lo repetían tanto que ya me tenía harto,( y para acabarla, ni siquiera era la historia completa, era solamente una saga) aunqe acepto que esto no es culpa del maestro Toriyama, y Yugi pues ni hablar, hace años si me gustó su primera saga. Y One Piece sí me gusta, pero he reconocido cuando saca sagas muy tediosas.

    Por cierto, (y creo que sí viene al caso), tú antes no te perdías los eventos “especiales” de la wwe, y ahora hablas “pestes” de ellos, (hasta yo te vi hacer el “You can´t see me”, ja ja ja)
    ¿no te convierte eso en una veleta también? Además dices que no está bien decir “lo que a mí me late es lo chingón, lo demás está jodido”, ¿y no es lo que tú haces al atacar a la wwe?

    En fin, armemos polémica.

    • Bueno, en lo que escribes al principio no veo porqué lo mencionas siquiera si ambos estamos de acuerdo. Eso ya.

      En cuanto a la muerte de Tomoe, en el manga y en el OVA es lo mismo así que no veo dónde está tu queja; además, tu lo que dijiste fue que estaba mal planeado no que hubiera elementos que te confundieran. Ni al caso.

      En cuanto al asunto de Yahiko y Seijuro, si vas a pretender buscar “coherencia” en todas las situaciones pues mejor deja de leer manga, según tu lógica elementos como la fuerza de Sanosuke, de Seijuro y de Anji; la destreza de Kenshin, Saito y Shishio y la sola existencia de personajes como Fuji, Hanya, Beshimi, Hyotoko, Kujiranami y casi todos los del manga no tienen razón de ser. Es cierto que Watsuki dijo que el manga estaba apegado a elementos históricos, pero nunca dijo: “todo lo que lean debe ser tomado literalmente porque mi manga es 100% realista”, es lógico que todo historia (salvo muy raras excepciones) tendrá elementos fantásticos, entonces no sé porqué te incomoda.

      En cuanto a tu pregunta de por qué eres veleta ya te lo había dicho antes, lo que hoy te gusta mañana tal vez digas “está de la chingada”, que no es lo mismo que tener otra percepción de las cosas (cosa que ahora lo dejas un poco más claro) y en lo que preguntas de ¿por qué tienes elementos para hacer una crítica? Pus quién sabe, tú sabrás ¿no? Y claro que adorabas a Ranma, más concretamente en nuestra época de prepa, tal vez por la novedad que representó porque yo también acepto que está bastante mamón, pero en su momento fue lo que demostraste.

      Respecto a lo de la WWE, yo nunca estuve al pendiente de sus eventos especiales, lo que te invité a ver (porque supongo que a eso te refieres) fue Wrestlemania cuando lucharon Batista vs “el Onderteiker” por el morbo que teníamos de ver a esas dos bestias agarrarse a madrazos, así que eso de que “no me perdía los eventos” no sé de dónde lo sacas, es cierto que a veces lo veía cuando me quedaba el domingo en mi casa pero eso es muy otra cosa; y no soy veleta por la simple razón de que para mí nunca fueron “el hilo negro” como lo son (o fueron, no sé) para tí; alguna vez lo platicamos, incluso lo comentamos en este blog y yo dije que al principio te impacta por todo la producción que traen pero finalmente te das cuenta de que son puras payasadas. A lo que me refiero con ser veleta es que lo que hoy dices “no hay nada más chingón” mañana se convierte en “está de la verga” o empiezas a encontrar defectos obvios donde antes no los hubo. Aquí vuelve a aplicar el ejemplo de Yugi Oh, cuando lo estrenaron el Kiona y yo platicábamos de lo chidos que estaban los mostros, tú opinabas que eran mamadas y ni siquiera lo habías visto, cuando lo estrenaron en tele abierta fue un madrazote para tí al grado de que te opónías a que en nuestra recordada revista SHOCK lo reseñara objetivamente exponiendo sus puntos negativos, finalmente lo hice porque Kiona también estuvo de acuerdo (2 a 1). Es muy lógico que TODO tenga puntos buenos y puntos malos, nunca habrá nada perfecto, lo que a mí no me late es que cuando sale otra cosa, lo que antes te parecía magnífico e insuperable se vuelve chafa. Es como si una mosca vuela alrededor de una caca hasta que alguien hace una más apestosa y más grande. Espero haber aclarado mi punto porque las respuestas se han extendido demasiado.

      • No pus no hay bronca en que nos extendamos, si no nos reclaman los de WordPress, ja ja, tu échale. Me parece que hay coherencia en los personajes que tu mencionas; Sano es fuerte, y cuando aprende el Futae no Kiwami (¿What?) se vuelve más peligroso, pero el guey abusa y se jode la mano; Seijuro pues es el maestro del Hitten; Kenshin aunque no tiene una buena complexión, pues practicó este estilo; Shishio es un experto en la espada; Saito ha participado en diferentes guerras, así que está cabrón, y así podría seguir, solo me quejo de Yahiko porque si se me hace muy mamón que un niño de 10 años venza a un adulto muy fuerte. En sí yo creo que no está mal ser crítico teniendo los elementos necesarios. Además como te digo, yo nunca dije que Watsuki es un absoluto pendejo, solo digo que su primera saga es (como diría Horacitu) pe re cio sa, ja ja ja, pero la segunda pues no tanto. En el caso de Wan Pis solo quisiera mencionar y ejemplificar que Luffy estaba muy cabrón cuando empezó, venció a varios piratas de renombre, pero cuando llegó con los que tenían más fuerza y experiencia, era (como el mismo manga menciona), una hormiga en una tormenta.

        Pues yo creo que mejor ya le cobramos a Kiona por estos encarnizados debates, ja ja, porque además el guey ni escribe ni nos pela, ¿no crees?

  3. ¿Ves cómo me das la razón? Todo eso que mencionas tiene lógica SÓLO EN LA HISTORIA, tú buscabas coherencia real en donde no la había, o ¿cuándo has visto en la calle un güey que le pegue a una piedra con la mano y la pulverice, o alguien con el 100% de su cuerpo quemado llevando una vida muy cercana a lo normal? Creo que ya me expliqué. Hay que decirle al pinche Kiona que siquiera traiga una vieja buenota pa nuestros debates ¿no? Así como todos los demás candidatos, me declaro EL GANADOR DE ÉSTE DEBATE.

    • Sí Chavo, eres el GANADOR LEGÍTIMO DE ESTE DEBATE, ja ja ja ja!

      Ya namás para aclarar, el desenlace de la muerte de Tomoe en el manga y los ovas no es el mismo, en el manga el Oniwaban se lanza a liquidar a Kenshin con un madrazo y en los ovas el mismo Oniwaban toma el cuchillo para acabar a kenshin, Tomoe detiene su ataque al mismo tiempo que kenshin los corta con la espada.

      • ¿Y…? El punto era que la situación donde los mataba es la misma, eso del cuchillo ya son patadas de ahogado Dark, no la chingues.

  4. Chale me perdi de un excelente debraye Friki Style, jajaja quisiera contribuir con lo siguiente, Seijuro es una pistolota y si bien casi muere al enseñar a Kenshin el Amakakeru, es porque el se entrego de golpe y a gran velocidad a dicho ataque, recuerden que cuando el maestro terminaba de enseñar el Amakakeru, este moria por el efecto de enseñar dicha tecnica; aparte fue el primer Amakakeru y Kenshin lo hizo con todos los huevos del mundo, cosa diferente a las siguientes “versiones” del ataque, las cuales con cada repetición eran mas debiles, debido a la complexion delgada de Kenshin (eso explica que por hacerla se desgasta su cuerpo al no tener los musculos que si tenia Seijuro). Lo de los 43 de Seijuro, años podria estar en duda ya que como dicen la escuela Hitten pareciera tener la formula de la juventud eterna.
    Yo estoy de acuerdo con el Dark, despues de la “saga de la guerra” contra Shishio el manga decayo un poco, y aunque trato una segunda saga no tuvo el mismo impacto, aunque si debato con lo de desperdiciar personajes pues en esta segunda saga restituyo a personajes como Aoshi o a Sano, lastima que ya fue muy tarde.
    En cuanto al dibujo si “bajo” un poco pero creo que fue mas sobre los escenarios y no sobre los personajes, la neta no entiendo que le paso al maestro Watsuki, pues como mencionaba en mi reseña del Lobo solitario, este era a mano alzada y tuvo un tiraje muchisimo mayor (aunque ahi uno escribia y otro dibujaba)
    Aunque el Chavo gano el debate, creo que no tiene razon de reclamarle al buen Dark por hacer una critica tan buena a un manga al cual nos volvimos “fans” pues es muy “parejo” en su reseña habla de lo bueno y tambien de lo malo.

    • excelente punto lo de Seijuro Kiona, ahora sí me queda claro, y me retracto de menospreciar al heredero del Hiten. ¿Ya ves? puedes aportar y ni siquiera te metes ya al blog, condenado conejo de agua, o sea culei ja ja ja.

  5. Pingback: Otra Vez Kenshin | Warui Kiona

Comenta al respecto

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s