COMO LIDIAR CON PERROS

Que hay mis amigos, aqui su amigo el Dark para un servicio social. Cambio el nombre del post para no ofender a los que aman a los perros. Todos los adoran, pero qué pasa cuando los perros dicen ¡No más!

Aquí su servidor desde pequeño y como en toda tierra sin ley, además de soportar a la pandilla de criminales local, tenía que lidiar también con la perrada callejera, es decir como el buen Zangief, solo que en vez de pelear con osos, yo peleaba con perros, j aja ja.

Seguramente a todos nos ha pasado el caso de que vamos por la banqueta y de la nada se aparece el perro bravucón de la calle. La mayoría de las veces de un ladrido y el susto no pasa, pero ¿qué hacer si las cosas empeoran?

El propósito de este post es darles tips sobre qué se puede hacer en caso de un ataque de esta naturaleza. OJO, estos son consejos, si sienten que les pueden servir es su decisión aplicarlos. Pues vamos al tema.

OBJETIVO

El objetivo que buscamos al ser agredidos por un can (o varios) es salir ilesos, es decir, tener cero contacto con el perro. Esto por tres cosas: primero el susto, (que será el menor de sus problemas), segundo la mordida, que puede ser muy infecciosa, y tercero y lo más temible, la rabia.  Aquí te dejo mis experiencias esperando te sean de ayuda.

EL MEJOR TIP: EVITA TODO CONFLICTO

Lo más aconsejable para hacer en este tipo de casos es sacarle la vuelta al perro. Si ya lo viste a cierta distancia y desconfías, vete por la otra banqueta o mejor aún, vete por otra calle. Sí, vas a perder tiempo, pero créeme, valdrá la pena.

Un perro es un oponente formidable. Tienen una excelente velocidad, sus reflejos son magníficos y por si fuera poco, su mordida es ataque y defensa en uno. Sin embargo, sí hay forma de eludir su ataque o evitarlo.

¿SIRVE QUEDARSE QUIETO?

Podría servir  si el perro los anda rondando (o incluso gruñendo), no lo vean a los ojos (lo toman como un desafío, j aja) aun así, no lo pierdan de vista y aléjense lentamente. Si el perro ya viene (corriendo generalmente) sirve pararse de lado y no verlo directamente a los ojos, véanlo con su vista periférica .

Puede funcionar quedarse quieto, pues en otra ocasión (y ya con cierta experiencia), me encontraba en una tienda, (o trampa mortal debería decir), pues había una jardinera alta, una banca, una máquina de chicles, y unos tubos sosteniendo una lona. Para acabarla un perro (de esos como pitbull (no el “cantante”)) andaba chingando por ahí, y sin más ni más, cargó contra mí; estaba atrapado, no había para donde correr, ni espacio para arrancar, hacerlo significaría estrellarme contra uno de los múltiples obstáculos y quedar más a merced del perro. Así pues, mejor cubrí a mi amiguito, (j aja) y ni modo, recibir la mordida con el aguayón. Pues para mi suerte (y sorpresa), se apareció mi ángel guardián (una pequeña niña), que llamó al perro y se fue con ella.

Si ya empezaron a correr, y tienen una ventaja considerable, NO SE PAREN, corran como si en ello les fuera la vida, (excepto si se trata de un perro de ataque), busque algo donde subirse para que no los alcance, la mayoría de los perros son territoriales (y huevones), así que una vez que hayan salido de su territorio, los dejarán ir. No los corretearán ni 100 metros. Así que a ponerse en forma. ¡SI NO SON RÁPIDOS NO LO INTENTEN!

ARMAS

Hay algunos objetos que podemos utilizar como armas que pueden ayudarnos a salir bien librados de estos casos.

MIEDO

El miedo contrariamente a lo que se piensa, es un reflejo muy útil. Nos pone alerta ante la situación, permitiéndonos posteriormente darnos una dosis de adrenalina; nuestra velocidad y fuerza se incrementarán permitiéndonos decidir si escapamos o nos quedamos a pelear. Sin embargo, si el miedo nos paraliza esto ya no es tan bueno. Si este es el caso, hay una técnica muy efectiva utilizada en el ejército que nos permite salir de este trance: el grito de batalla.

Esta técnica nos sube la moral, además de que intimida al oponente y lo mejor, nos saca de la parálisis.

LA BUENA PIEDRA (NADA LE GANA)

Así es amigos, no hay nada como una buena piedra y un poco de tino de apache para desmotivar a nuestro atacante. Prácticamente las hay en todos lados, agarren varias y ¡a lanzar!

MOCHILA

Esta es un arma excelente. Si ya tenemos la mordida del  perro encima (ya me ocurrió una vez), úsenla como escudo; bloquearán el ataque del perro y podrán retroceder a la vez; un arma simplemente magnífica.

En una ocasión un perro chico (pero muy bravucón, j aja), se interpuso en mi camino ladrándome y nadamás no me dejaba pasar, estuve muy tentado a hacerle el “Charging Star” con la mochila, pero llamó a sus nakamas y en un instante se interpusieron como cinco perros; tengan cuidado con el ladrido de un perro, en ocasiones es para llamar a más perros.

PARAGUAS Y PALOS

Mantengan al perro a raya solamente, no lo agiten en su cara.

GAS PIMIENTA

Úsenlo como último recurso, porque si lo usan muy cerca del perro, pueden hacerlo enfurecer.

EL CINTURÓN

Sólo si ya los mordió, úsenlo para estrangularlo.

A MANO DESNUDA

Esto incluye una serie de técnicas que nos ayudarán en caso de no tener ningún arma a la mano.

RETROCEDE RÁPIDAMENTE

Una especie de “brinquito” hacia atrás dado muy rápidamente, que todos hemos hecho alguna vez cuando nos hemos sentido en peligro. Si el perro se lanza esta técnica es muy útil, pues nos permite escapar rápidamente y averiguar las verdaderas intenciones del perro.

ENCARANDO AL PERRO

Esta es la técnica más peligrosa que he empleado y a la vez la más efectiva. Me ha ayudado mucho para practicarla el enfrentar a los perros que me han ladrado y no se me avientan.

Es una combinación de un par de técnicas.

Plantarse frente al perro firmemente.

¿Recuerdan lo que hablamos del grito de batalla? Lo vamos a utilizar aquí.

En una ocasión al regresar a mi casa, me empezó a ladrar un perro grande flaco. Pero no se conformó con eso; se empezó a acercar ladrando y ya me rondaba muy peligrosamente.

EL GRITO DE BATALLA

Un ¡Sssssssssssss! Un ¡Cállate! O un ¡Sácate! Pueden ser muy efectivos si lo hacemos levantando la voz y plantándonos frente a él. Dependiendo de qué tan bien lo hagamos, haremos retroceder al perro y si lo hacemos muy bien incluso abandonará la idea de atacar. Ármense de valor y enséñenle a ese hijo de perra por qué estamos en la cima de la cadena alimenticia, j aja.

EL FEINT (O LA FINTA)

A algunos perros ya los traen asoleados a piedrazos, así que muchos tienen este trauma. SOLO FUNCIONA TENIENDO UN POCO LEJOS AL PERRO. Agáchense como si recogieran una piedra, y láncenla; el perro se va a asustar y va a retroceder, repítanla cuantas veces sea necesario y aléjense cautelosamente.

LA PATADA

Si no tenemos con qué defendernos, la finta de dar una patada puede ser de gran ayuda, y si nuestro atacante es muy agresivo,  lanzar la patada al aire es muy efectivo, nos da espacio para poner tierra de por medio.

SI EL PERRO SE ACERCA

Caminando a velocidad media o rápida ganen toda la distancia que les sea posible.

SI SON VARIOS PERROS

Así es Kiona, atacan en equipo, j aja. Un caso de estos requiere el estudio de todas las técnicas vistas y emplear el combo de técnicas que más se ajusten a la situación. Nunca pierdan a ninguno de vista.

A ESTAS ALTURAS ES MUY VÁLIDO PEDIR AYUDA.

Pues así las cosas amigos, y si se lo preguntan, sí, todavía me dan miedo los perros, j aja ja. ¿Ustedes han tenido alguna mala experiencia de este tipo?

Espero que todo esto les sea útil, son de alguien a quien hace unos momentos lo acaban de poner a salvo los mismos consejos

8 pensamientos en “COMO LIDIAR CON PERROS

  1. Muy buenos consejos y muy cagados. Tengo experiencias contra perros (muy pocas si las comparamos con las tuyas seguramente) en las que apliqué algunos de tus consejos, trataré de relatarlas brevemente en un post, a ver si mañana o el viernes.

    • Sí, yo recuerdo que a pesar de que Villa Pinguino (tu hogar) es de primer mundo, nunca falta el negrito en el arroz, y había un zoquete que dejaba en la calle a su perro alaska, (que parecía lobo el cabrón), a mi siempre me daba miedo pasar junto a él, más cuando nos contaste que se te aventó. Aunque el tiempo no perdona, y ya después que lo vi, el pobre perro ya estaba bien viejo.

  2. Te confundes Dark, el Alaska en efecto no hacía ni madres, sólo ladraba y pensaba: “soy muy viejo y muy rico para ésto”, por lo que se volvía a acostar el huevón; el que se me aventó fue un negro chaparro, pero ya lo leerás en mi post.

  3. Jajajajajaja………………por lo que veo tienes serio problemas con esos perros. Mi propuesta es que para que te evites tantos problemas vivas una semana con ellos, asi entederas su forma de vida y el motivo del odio hacia los humanos, ohhhhh sera solo contigo???, jejejejejejejeejejeje……ahhhh mi querido dark haz sufrido mucho, eso explica muchas cosas, jejejejeje

      • O estaria bien conseguir un lanzallamas, jajajajaja y gritar “te estas perdiendo la diversion!!!” jajajajajajajajajajajjaja…

  4. Pingback: Perros Salvajes (¡¡¡Verdaderamente Estupido!!!) | Warui Kiona

Comenta al respecto

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s