SERIGRAFÍA: MESA DE SUCCIÓN DE TRES PESOS.

Ja  ja, pues es solo el nombre, porque esta técnica es una maravilla mis amigos.

 Pues creo que la inmensa mayoría de los novatos que nos apasiona el oficio de la serigrafía textil (sí, a mi me gusta mucho) tenemos el gran conflicto en un principio de que no tenemos 4 mil varos para comprar una mesa de succión para revelar nuestros marcos, recurrir al sol puede no ser  muy buena idea pues es un elemento sobre el que no tenemos control alguno, (yo descubrí que sí fija la emulsión… ¡pero permanentemente, ja  ja!) además si vamos a revelar a un lugar donde haya una mesa de succión puede que no tengamos la oportunidad de darle completamente el tratamiento a nuestra imagen para centrarla correctamente, en fin que no hay nada como tener nuestra propia mesa de succión en casa. Así, en una ocasión que asistí al Faro de Oriente el buen Pablo nos compartió esta técnica que me di a la tarea de perfeccionar y aquí les comparto con mucho gusto mis conclusiones.

 NOTA: Les comparto detalladamente la manera en que hice el ejercicio para tratar de que les salga al primer intento su revelado y no haya nada de que “¡se me cayó la emulsión!”, nada, no hay pretexto.

 MESA DE SUCCIÓN

 Vamos a necesitar los siguientes materiales:

 

-1 filamento de 500 watts (95 varos)

-1 reflector de 500 watts (10 varos)

-1 vidrio tamaño carta (15 varos)

-2 directorios de los chonchos

-2 directorios de los delgados

-Algo pesado, tal vez un portafolio

-Una mesa o escritorio.

– Una extensión (60 varos).

 El filamento necesita un reflector de 500 watts para ensamblarlo. Para nuestros fines, será necesario que al reflector le conectemos  una clavija y un cable y así poder enchufarlo a la corriente eléctrica; a mí me funcionó un cable de 2 metros y al final la clavija. Seria conveniente que también le coloquen un interruptor al cable más o menos a la mitad de este para cortar la energía cuando sea necesario. Así es como quedará su reflector una vez montado:

 

Si no son muy hábiles con lo eléctrico (como su servidor) o no quieren morir electrocutados, tal vez sería mejor pedir al encargado de la tlapalería que les arme su reflector, en cualquier tlapalería de mediano pelo lo pueden hacer.

 Una vez que tenemos nuestro reflector, lo vamos a montar en un escritorio o en una mesa; el reflector tiene una agarradera que vamos a extender, esta agarradera quedará sobre el escritorio y el reflector quedará al aire, justo en la orilla del escritorio. Para fijarlo, pondremos sobre la agarradera algo pesado con una base plana, les ejemplifico con el portafolio, procurando que quede encima de la agarradera casi completamente, para evitar que se caiga el reflector.

 Una vez que tengamos nuestro marco emulsionado (yo lo dejé secar aprox. 90 minutos) y con nuestro diseño o ilustración, lo que haremos será ponerlo debajo del reflector de manera que la luz le pegue de manera cenital, pondremos el marco sobre los directorios que apilaremos un delgado sobre uno grueso, después juntaremos las dos pilas de directorios y sobre ellos pondremos el marco, teniendo en cuenta que trabajaremos con un marco de 40 x 50 cm. Recuerden que la parte plana del marco quedará de cara a la luz, y sobre el marco quedará la hoja impresa de nuestro diseño con el toner hacia abajo. Finalmente, pondremos el vidrio sobre la hoja impresa. Al medir la distancia entre el reflector y el vidrio me dio una medida final de 66 cm. Si se fijan, lo que hemos hecho es invertir la disposición de una mesa de succión.

El tiempo de exposición que me funcionó fue de 12 minutos 10 segundos, preparando la emulsión en 1 porción de bicromato  a 5 de sericrom. Esto puede variar, pues recuerdo que la primera vez que preparé la emulsión eché toda la botellita de bicromato en el sericrom, esto fue algo así como 1 a 10, además revelé como 1 mes después de que había preparado la emulsión, en esa ocasión el tiempo de exposición fue de 27 minutos, casi enseguida se pudrió la emulsión. Es cuestión de hacer nuestras pruebas hasta encontrar el tiempo que nos ajuste; no se desesperen, recuerden que cada vez que emulsionen lo harán mejor que la primera vez, no será en vano, ja  ja. Les recomiendo el tiempo de 12 minutos.

 Una vez terminado este proceso, apaguen el reflector, retiren el vidrio, retiren el marco y despeguen la hoja, enseguida llévenlo a aplicarle el chorro de agua, no se tarden, recuerden que el marco sigue expuesto con cualquier luz, una manguera les servirá, no sean muy agresivos con el agua, primero apliquen el chorro en la parte superior del marco el cual empezará a revelar la imagen, después tapen un poco la manguera para que el agua salga con un poco mas de fuerza y ahora si, apliquen el agua hasta revelar toda la imagen desde una distancia no muy corta. Recuerden que debemos cuidar el agua, este es un proceso que si es bien realizado no desperdicia mucha agua. Lo que mas me latió de esta técnica es que nos da una calidad de mesa de succión. No la sustituye completamente, pero los puede sacar de muchos apuros.

 IMPORTANTE: Procuren vigilar el proceso de revelado  todo el tiempo que dure.Gracias al maestro Pablo por compartir esta técnica.

 

Muchas gracias, mi querido Faro de Oriente.

 Ojalá nos puedan comentar sus resultados. Suerte.

7 pensamientos en “SERIGRAFÍA: MESA DE SUCCIÓN DE TRES PESOS.

Comenta al respecto

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s